Los depósitos de grasa

Los depósitos localizados de grasa son acumulaciones de grasa (tejido adiposo) que tienden a persistir a pesar de una dieta adecuada, equilibrada y la actividad física a pesar de las condiciones esenciales para lograr y mantener su peso ideal, todavía bajo un estricto control y prescripción de un médico.

Reducción de la grasa localizada

Aunque la actividad muscular facilita la lipólisis pueden permanecer áreas adiposas (almohadillas de grasa), que son más difíciles de eliminar. Es decir, aunque hagas ejercicio, es posible que no consigas eliminar todos los centímetros que te sobran. Por lo general, en el caso de las mujeres, los depósitos de grasa se encuentran en las caderas, los glúteos y la zona abdominal. Cuando se realiza el tratamiento de la cavitación, primero se realiza un cuidadoso estudio, y después de analizar la acumulación del tejido adiposo que tiene la paciente, el médico puede recomendar el mejor tratamiento estético a seguir, que puede incluir una dieta adecuada, ejercicio regular, masajes, cavitación, mesoterapia y/o el tratamiento quirúrgico (liposucción). Es decir, es posible que tú consideres que la cavitación es la mejor técnica para tu caso pero sólo los profesionales de la estética o médicos pueden recomendarte el tratamiento que más te conviene. Si crees que la cavitación es ideal para ti, acércate a tu centro más cercano o al que más seguridad te ofrezca y exponles tu caso. Los profesionales se encargarán de decirte si estás en lo correcto.

depósitos de grasa

Resultados y expectativas

Siempre es bueno contar con un médico serio, competente y capacitado, que pueda explicar al paciente los riesgos y limitaciones de los tratamientos disponibles y los resultados reales que se pueden lograr. Los resultados milagrosos apenas existen, pero es posible una reducir sustancialmente la grasa, aunque depende mucho no sólo de cumplir el tratamiento sino también de la condición inicial del paciente.

Debes ser consiciente de que los resultados de la cavitación tardan en aparecer y que no se consiguen en sólo una sesión por lo que tus expectativas deben estar fundamentadas en la realidad. Como has podido leer, esta técnica no sirve como sistema para la pérdida de peso sino que se trata de eliminar los depósitos de grasa que no pueden eliminarse de una manera natural mediante las dietas, el ejercicio y en general una vida saludable. Asegúrate de estar en tu peso ideal antes de someterte a un tratamiento de cavitación, de esta forma los resultados será mucho más espectaculares y la grasa que elimines será precisamente esa que no podrías eliminar de otra manera.